Ante una nueva etapa en la implementación de innovaciones

Ante una nueva etapa en la implementación de innovaciones

La baja en los costos tecnológicos, la revolución cloud y la demanda de consumidores y clientes, configuran el contexto ideal para una nueva ola de implementación de tecnologías para la gestión de flotas en el mercado argentino.

Ante una nueva etapa en la implementación de innovaciones

En diálogo con Énfasis Logística, Diego Bertezzolo, CEO de Avancargo, nos brinda su visión sobre la actualidad de las implementaciones tecnológicas para la gestión de flotas.

Énfasis Logística: ¿Cuál es su visión sobre el impacto de las implementaciones tecnológicas en la eficiencia para la gestión de flotas de transporte de carga?

Diego Bertezzolo: Desde Avancargo estamos convencidos de que el único camino para mejorar la eficiencia es la implementación de tecnología (sobre todo software) y la capacitación continua. En el entorno en el que hoy nos movemos, complejo y fuertemente competitivo, la información es valor, y su correcta gestión poder. El desafío es aprovechar de la mejor manera posible los datos a los que tenemos acceso y no caer en falsos análisis que no nos ayuden a la toma de decisiones. Está demostrado que la correcta automatización de procesos (para la fiscalización, para el ruteo, para la asignación de unidades, para el seguimiento de ubicación y documental) no solo impacta en costos, sino también en una fuerte reducción de errores y en una mejora en la satisfacción de clientes.

Te puede interesar: La optimización del transporte automotor de cargas no se detiene

É. L.: ¿Cómo ha sido la evolución del mercado local en cuanto a la penetración de estas soluciones?

D. B.: Creemos que estamos comenzando a transitar una segunda ola de adopción. En la primera (última década), los que empezaron a adoptar tecnologías de gestión fueron los grandes usuarios y algunos early-adopters tecnológicos. Se trataba de sistemas pesados, muchas veces de instalación en servidores propios, que requerían grandes esfuerzos financieros y operativos para ser puestos en marcha. De esta manera el mercado empezó a implementar soluciones tecnológicas de arriba hacia abajo, que generalmente eran proyectos amplios y costosos. Hoy, por diversos motivos (demanda de consumidores y clientes, revolución cloud y mejora de costos tecnológicos, etc.), nos encontramos en una segunda etapa u ola, donde el pequeño y mediano usuario empieza a acceder a tecnologías de gestión económicas y de fácil implementación, que tienen enorme impacto en su negocio. Empresas acostumbradas a gestionar su negocio en una planilla de cálculo comienzan a descubrir soluciones potentes, económicas y de rápida implementación, que empiezan a darles soluciones concretas en problemas del día a día. En Avancargo trabajamos con foco en esos usuarios, que probablemente nunca implementen un ERP tipo SAP (con el cual podemos integrarnos), sino que buscan soluciones a dolores de cabeza de todos los días: cómo automatizar la fiscalización de su flota propia y tercerizada, cómo garantizar los cursos de sus choferes, cómo compartir de manera ágil esto con sus clientes, cómo digitalizar los procesos de creación y asignación de viajes, control de documentos, etc. A diferencia de las herramientas tradicionales, con foco en grandes usuarios y contratos, nosotros apuntamos al 90% del mercado pyme, que necesita herramientas para competir y crecer mejorando performance y costos.

É. L.: ¿Cuáles son los aspectos en los que la tecnología puede hacer la diferencia, en relación a las modalidades tradicionales de contratación?

D. B.: Hoy la tecnología permite concentrar un mercado históricamente grande y fragmentado (+700 mil camiones en Argentina) en la pantalla de un smartphone. Vincular de manera directa oferta y demanda de transporte, basado en información precisa y poderosa como ubicación de camiones, configuraciones y permisos, rutas regulares, nivel de ociosidad, etc. Esto es un giro de 180 grados para la industria, que históricamente se encolumnó detrás de grandes transportes o intermediarios (donde las pyme del transporte acudían para lograr mantener un nivel de ocupación alto). Estas pyme hoy pueden trabajar de manera más directa, evitando intermediarios costosos pero, sobre todo, pudiendo funcionar de manera más eficientemente (con una visibilidad de conjunto que la industria no tenía). Como todo cambio de paradigma esto lleva tiempo, pero los clientes son cada vez más conscientes de las posibilidades que esto brinda, y los transportistas del potencial económico que tiene. Los desafíos, hacia adelante, están en seguir desarrollando los protocolos necesarios para que los procesos de “matching” sean fluidos, manteniendo altos estándares de control y seguridad.

É. L.: ¿Con qué nivel de información cuenta el dador de carga sobre la situación o estadio de su carga?

D. B.: En la operación de media y larga distancia tradicional, un dador de carga difícilmente sepa nada de su carga hasta que esta no sea entregada (lo mismo pasa para el receptor de carga, cuando es un tercero). La industria se sigue manejando como hace 20 años, donde la carga entra en un “agujero negro” una vez despachada. Esto está empezando a cambiar a partir de la implementación de herramientas de gestión más amigables o plataformas on-demand, donde no solo se visibiliza recorrido y estadio de carga, sino que también se empieza a acceder a información valiosa que reduce tiempos y costos (documentación de unidad y de chofer, documentación y conformes de entrega de carga, facturas, etc.).

É. L.: ¿Cómo se resuelven los temas relacionados con la documentación que debe acompañar estas operaciones?

D. B.: Hay diversos acercamientos, y en la carga B2B depende en gran medida de los requerimientos de compliance del usuario, pero si hablamos desde un punto de vista tecnológico, hoy es posible reducir a cero el uso de papel. Desde la integración con ERPs u otros sistemas de gestión para la toma del remito (SAP, Oracle, etc.) y la información sensible de la carga (origen/destino, tipo de unidad requerida, requisitos), la fiscalización de unidades y choferes (via APIs con principales dependencias oficiales), y el conforme de entrega y facturación (con posibilidades de firma digital, facturación integrada, etc.). El problema de la digitalización hoy no es tecnológico (todo es digitalizable e integrable a múltiples plataformas), sino que depende de usos y costumbres muy arraigados (por ejemplo, la necesidad de contar con el respaldo en papel de todos los remitos). Nuevamente, nos encontramos antes cuestiones que van cambiando lentamente, a medida que el usuario y los clientes comprenden bondades y ahorros, a la vez que comprueban que no aumenta el riesgo administrativo o de control.

Te puede interesar: Consejos para una conducción eficiente y segura

É. L.: ¿Identifican rubros o tipos de producto donde estas soluciones hayan tenido mayor éxito o aceptación?

D. B.: Para soluciones de control de flota y ruteo, claramente sectores de carga intensiva o alto valor agregado (consumo masivo, oil&gas, farma). Para soluciones on-demand, donde el foco está en la adquisición de transporte, en volumen y de manera ágil, los sectores que más han adoptado novedades tecnológicas son los agroindustriales. En nuestro caso, desde Avancargo, estamos trabajando con consumo masivo, supermercadismo, carga general industrial, agro y contenedores. Distintas soluciones, pero con presencia amplia en diversas industrias.

É. L.: ¿Cómo logran brindar seguridad al dador de carga?, considerando que el transporte a contratar no tiene una empresa de referencia.

D. B.: Entendemos que la clave para generar confianza y seguridad radica en una efectiva fiscalización de proveedores de transporte. Esto contempla tres elementos clave: velocidad, precisión y retroalimentación. Tiene que ser veloz, porque lo requiere el servicio on-demand, de respuesta ágil. Tiene que ser preciso y ajustado a necesidades del cliente, porque si no imposibilita el ingreso de un camión a planta aunque el proceso de matching haya sido exitoso. Por último, tiene que poder retroalimentarse con la experiencia del usuario, porque no puede obviar cuestiones que la industria hasta ahora no consideraba (o analizaba de manera muy intuitiva) que tienen que ver con la performance de ese transporte (cómo cumplió horarios, cómo entregó mercadería, etc.). Para todo esto, Avancargo se integra con más de diez fuentes de información externas que permiten el análisis de un proveedor (situación fiscal y financiera de la compañía, inscripciones vigentes de camión y acoplado, permisos especiales, permisos y vigencias de choferes) en segundos.

É. L.: ¿Tiene conocimiento de cómo es la realidad de estos servicios en otros mercados o países?

D. B.: Tanto servicios de contratación on-demand, como plataformas SaaS para automatización de gestiones de flotas propias o cerradas, son aún incipientes en Latinoamérica (con no más de un par de años de desarrollo). Lógicamente mercados maduros como el de EEUU llevan la delantera, pero a nivel regional aún existe un ecosistema en desarrollo. Lo interesante de este momento es que este tipo de soluciones nacen “abiertas”, es decir, programadas para poder integrarse con terceros (y con la vocación de). Esto abre al infinito las posibilidades, tanto de vinculación entre plataformas “competitivas”, como de agregado de servicios a medida del cliente (pudiendo enchufar fuentes de datos, de dispositivos existentes, otros sistemas internos de la compañía, etc.).

É. L.: ¿Cuáles son sus expectativas?

D. B.: Desde Avancargo estamos trabajando hace más de tres años con un único objetivo: digitalizar procesos para nuestros clientes y usuarios, buscando impactar en tiempos y costos del negocio. Hoy tenemos 15 mil empresas registradas en la plataforma, y a partir de la experiencia del servicio ondemand pudimos ir desarrollando otras soluciones, como el SaaS, que ya estamos empezando a ofrecer a nuestros clientes. Esperamos que esta sea la punta del iceberg, tanto para nosotros como para la industria. Creemos que seguirá madurando el mercado, sobre todo con el objetivo que crear conexiones y protocolos que permitan cada vez más integración, facilitando el día a día de todos los stakeholders de la industria. La logística terrestre tiene una enorme oportunidad por delante, tanto por su posición crítica dentro de cualquier cadena productiva, como por su relativo retraso tecnológico, que le permite imaginar grandes mejoras competitivas en el futuro cercano.

Te puede interesar:

      Embed


Ir a versión Web